Risaralda emprendió un plan para poner exportar más a grande firmas

El récord en las exportaciones de Risaralda registrado en 2014, las más altas en la historia de esta región, dejó un sabor agridulce. Si bien este departamento vendió al exterior US$636 millones, un dato nunca antes visto para una vigencia, con un incremento cercano a 35% frente a 2013, la letra menuda de esta cifra indica que 83% de ese valor está concentrado en tres sectores: café, alimentos (azúcar) y material de transporte (motos y buses). Sólo café representa cerca de 69% de las ventas externas totales.

Aunque eso por sí mismo no es malo, el problema radica en que esa alta dependencia de unos pocos sectores exportadores podría traducirse en una caída significativa de las ventas externas, cuando a alguno de ellos le entre la crisis o no le cuadren los negocios. Por ahora el café, por lo menos para las estadísticas del año pasado, empujó, por mayor producción y mejores precios, el crecimiento del PIB de Risaralda que fue de 4,3%, el más alto desde 2007.

De hecho si se mira la evolución de las exportaciones del departamento en 2014 se tiene que solo esos renglones aumentaron ventas, los demás decrecieron frente a 2013, incluyendo textiles, prendas de vestir y papel, renglones manufactureros tradicionales y fuertes en esta parte del país. Por ello la alegría no es completa y así lo reconoce el presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Pereira (CCP), Mauricio Vega.

“El tema es complejo, porque por un lado nos satisface que haya más variedad de empresas exportadoras, que sean más las pequeñas que entren en ese proceso, pero es muy sensible, sobre todo en una economía tan pequeña, con lo que ocurre con las grandes organizaciones. Si una firma grande manufacturera disminuye sus exportaciones eso se refleja inmediatamente porque el volumen es muy grande”, dijo.

La situación, que en realidad es un fenómeno viejo en este departamento, motivó a la CCP a entrar en un programa para fomentar la actividad exportadora, dirigido a grandes firmas.

El proyecto, conocido como Empresas de Excelencia Exportadora, ya empezó y es asesorado por el exministro de Comercio Exterior, Carlos Ronderos. A punta a vincular las diez firmas más grandes exportadoras de todos los sectores. El programa tiene recursos de Bancoldex, de la CCP y de las mismas compañías involucradas.

“Lo que nos proponemos es aumentar sustancialmente las ventas de las firmas más grandes, eso va a repercutir directamente en la economía”, agregó Vega.

Lo que se hace es ayudar a revisar el plan exportador, se miran procesos, los niveles de competitividad y se localizan e identifican nuevos mercados.

El costo por empresa, para entrar al proyecto, pued rodear los $30 millones, pero según Vega, la idea es que al final del ejercicio, que será este año, las exportaciones de las firmas crezcan más de 10%.

Pero, ¿porqué un plan para grandes firmas y no para las medianas o las pequeñas? lo que explica el directivo de la CCP, es que no necesariamente por ser grande se la sabe todas en materia de exportación. “Muchas firmas llevan 10 años exportando creyendo que lo hacen bien, pero se les ha mostrado que hay maneras de hacerlo mejor”, indicó.

Las estadísticas de la CCP indican que en 2014 145 firmas de Risaralda exportaron. De estas 49% estuvieron en cabeza de micro y pequeñas firmas. Las grandes representaron 15% pero estas explicaron 65% de las ventas totales en el exterior. Un 20% quedó en las pequeñas.

El coordinador de Investigaciones Socioeconómicas de la CCP, Luis Alfonso Sandoval, indica que crecer uniformemente en varios sectores evita dependencias y le da más estabilidad a la economía. “El punto es que hay que tener mercados y productos sofisticados”. Eso significa que si se hacen manufacturas de mayor oferta se podría entrar a mercados más exigentes como los europeos que tienen mayor posibilidad de pagar mejores precios”, dijo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *