Comercio electrónico, artículo del Dr. Cárdenas

Artículo del Dr. Manuel José Cárdenas en su columna del Portafolio, “Fortalecimiento del comercio electrónico”.

Como es sabido, el comercio electrónico se refiere a las transacciones entre países realizadas electrónicamente, habilitadas por plataformas informáticas o con entrega digital del producto o servicio. En los últimos años, este comercio ha tenido un crecimiento exponencial. El portal Statista, que contiene información muy valiosa sobre datos de mercado, prevé que el mercado mundial llegará a los 79.000 millones de dólares en el 2019, y que la participación de América Latina y el Caribe aumentará del 2,6% en el 2014 al 5,3% en el 2020.

Desde el 2018, se estima que Colombia ocupa el cuarto lugar en el ranking de los mejores mercados de comercio electrónico en América Latina, por debajo de países como Brasil (primer lugar), México (segundo) y Argentina (tercero). Ante estas perspectivas tan favorables, se están adelantando diferentes acciones a nivel nacional, regional e internacional para su fortalecimiento.

A nivel nacional, la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico ha propuesto tres acciones principales que van desde disminuir la desinformación e inseguridad que el consumidor tiene a la hora de comprar en línea, pasando por la compresión y centralización de las cifras que describen y determinan el comportamiento del comercio electrónico en el país y la región, hasta llegar al perfeccionamiento y creación de políticas públicas que consideren al comercio electrónico como uno de los ejes del desarrollo económico del país y propendan por el fortalecimiento de un entorno propicio para su desarrollo. Por su parte, ProColombia ha puesto a disposición de los empresarios nuevas herramientas digitales con las que busca que ellos puedan proyectarse a nivel global y estar en mejores condiciones de competir.

A nivel regional, la Cepal ha identificado cuatro áreas de trabajo para que las empresas y los consumidores de la región se inserten más en el comercio electrónico transfronterizo. Primero, la región debe impulsar el mercado digital regional. En particular, es necesario crear condiciones legales y técnicas que faciliten el intercambio electrónico de datos relacionados con el comercio, mejorar la interoperabilidad de las regulaciones digitales entre países y generar una mayor confianza en los consumidores, mejorando la ciberseguridad y la protección al consumidor. Segundo, promover la digitalización y simplificación del financiamiento para el comercio, lo que incluye el apoyo a los proveedores alternativos de financiamiento. Tercero, es necesario modernizar las aduanas y los servicios postales para que se adapten a las necesidades del comercio electrónico transfronterizo. Una cuarta prioridad es reducir los costos de los pagos transfronterizos en línea.

A nivel mundial, la Organización Mundial del Comercio (OMC) y 75 países lanzaron, en enero pasado, una negociación en el foro de Davos para establecer una regulación común en materia de comercio electrónico. Hay que recordar que si bien en la OMC existe un mandato que data desde 1998 y un grupo de comercio electrónico, sus avances se limitan a reportes periódicos al Consejo General y a propuestas amplias y dispersas sobre lo que se desea plantear. Lo único concreto es la llamada moratoria al comercio electrónico, un acuerdo adoptado en 1998 entre los países miembros que consiste en la práctica de no imponer derechos de aduana a este tipo de intercambios. Ha llegado la hora de presentar propuestas más amplias y concretas, y hacer que sean realidad.

Manuel José Cárdenas

Portafolio, Martes 29 de marzo de 2019

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *