Un planeta más parecido al de Orwell

Artículo del Dr. Carlos Ronderos en su columna de La República, “1984”.

Sin ser reproducción exacta, el mundo cada día se parece mas al imaginado por Orwell en su magnifica obra 1984. Desde la existencia de tres grandes bloques hasta el todopoderoso Gran Hermano con su visión panóptica de los ciudadanos la realidad se asemeja a la novela.

Después de la segunda guerra, vivimos un mundo bipolar en el cual dos potencias se arrebataban en guerras localizadas pedazos de territorio para consolidar su poder global. Desde Corea y Vietnam, pasando por Angola en África y mas cerca de nosotros a largo y ancho de la América hispana mediante frentes guerrilleros que respondían a los dictámenes de Moscú y regímenes autoritarios que respondían a Washington. En el siglo XXI vemos un planeta más parecido al de Orwell con tres potencias disputándose hegemonía en diferentes rincones del mundo. Posiciones en el océano Índico, poder en Siria, territorios en Crimea y Ucrania, y conflicto en Venezuela. Como en la novela los bloques cambian de bando según conveniencias al punto de presenciar hoy por hoy una amistad que parecería eterna entre China y Rusia, potencia que no hace mucho eran enemigos declarados con luchas territoriales en sus fronteras.

El Gran Hermano, esa figura que todo lo sabe, lo que hacen y lo que piensan los ciudadanos ejerce mediante pantallas una vigilancia permanente sobre sus vida . En un pasaje O’Brien habla con Winston, personaje central de la novela y le augura que se encontrarán “en el lugar donde no hay oscuridad” , es decir en aquel sitio donde se podrían ocultar del gran hermano. Basta con prender una de las pantallas contemporáneas, sean celulares, ordenadores o tabletas para que el Gran Hermano lo espíe y le dicte que debe hacer.

El Gran Hermano contemporáneo cuenta con inteligencia artificial y con infinidad de datos que articula mediante algoritmos para saber que vamos a hacer, como nos comportamos y como debemos ser condicionados. La imaginación de este autor británico sin bien admirable, no llegó a predecir la sofisticación del Gran Hermano del siglo XXI. No es sorprendente que dos de los tres bloques estén en una pelea por la red 5G que permitirá ejercer aun mayor vigilancia sobre la vida de la gente. ¿Será Huawei o tal vez Apple la que domine el canal del nuevo poder?

Cada vez es mas evidente de la existencia explícita del Ministerio de la Verdad, que sentencia la única verdad oficial que supera la verdades verdaderas, inspiradas el la trilogía panfletaria sobre la cual el ministerio impone la realidad;

LA GUERRA ES LA PAZ

LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD

LA IGNORANCIA ES LA FUERZA

Las llamadas “Fake News” no es otra cosa que la fabricación de verdades que se acomodan a los propósitos del Gran Hermano que ejerce poder omnímodo. El gran hermano de nuestro días, manipulando para decir la verdad conveniente, usa luego, el internet y la redes, para poder afianzar los intereses de un bloque o influir para que el otro bloque elija un gobernante u otro, como ha sido evidente tanto el los Estados Unidos como en la gran Bretaña. Son ejércitos de funcionarios que manipulando redes a través de “Social BOTs” distorsionan la realidad a conveniencia.

El parecido entre la realidad ficticia de Orwell y la que vivimos se reproduce en el ejercicio periódico que obligaba el Ministerio de la Verdad; La Semana del Odio. A nadie escapa que lo sucedido la semana pasada en diferentes estados de la Unión Americana parecería un ejercicio mas en el que El Gran Hermano cristalizó su “La Semana del Odio”.

Carlos Ronderos

La República, Martes, 13 agosto de 2019

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *