El lado humano

Artículo del Dr. Carlos Ronderos en su columna de La República, “El lado humano”

Con esta sentencia: “uno es humano” el salvaje (perdón, el distinguido ciudadano para evitar un tutelazo) que atropelló al campeón Nairo Quintana cuando estaba entrenando, justificó que lo haya arrollado. En Colombia se ha vuelto común este argumento para justificar lo divino y lo “humano”.

Los noticieros y los comentaristas están de manera permanente resaltando “el lado humano” de personajes de la farándula y de la política, como si hubiera otro lado. Tal vez se refieren a ese otro lado, al lado animal, que es el que suponen debe primar en las actuaciones de los colombianos y por eso tenemos que resultar como una excepción de “el lado humano”. El ser humano justificaría toda actuación indebida porque el ser humano tiene fallas y nadie esta exento de ella porque lo “humano” (humano es herrar) supuestamente justifica las actuaciones menos humanas como el crimen, el atropello y el abuso.

Contrario a este argumento, lo que nos cuenta la historia de la humanidad es que lo humano es todo lo contrario. Es la capacidad de utilizar la inteligencia y las relaciones sociales para la convivencia. Esto está divinamente explicado en el magnifico libro de Yubal Noah Harari “De Animales a Dioses”, que relata la evolución del Homo Sapiens y como éste logra diferenciarse de los animales. Tomándolo como ejemplo, nos recuerda que si bien la evolución no nos dotó con capacidad de jugar al fútbol, los jóvenes pueden jugar con extraños porque todos tiene entendido un conjunto idéntico de ideas. De igual manera los seres humanos pueden convivir con extraños porque existe un conjunto de reglas, leyes e ideas que entendemos como una marco imaginario de convivencia que acatamos, porque nuestro lado humano nos ha dado la inteligencia para entender que ello es necesario.

En plena Revolución Francesa Ruosseau argumentaba que: “El hombre es bueno y la sociedad lo corrompe”, queriendo con ello significar que las reglas morales que el hombre enfrenta son enseñadas en la sociedad, de allí que sea ese mismo pensador quien también escribió “El Contrato Social” que en el fondo argumenta que existen unas reglas que los individuos acuerdan y que delegan en el Estado para su cumplimiento, que son esenciales para la convivencia.

Es claro entonces que el ser “humano” tiene una serie de atributos asociados al raciocinio y la inteligencia, que le permiten para la convivencia “minimizar” su lado “animal”. Es claro también que los miembros de una comunidad establecen reglas de comportamiento, sin las cuales no es factible formar una comunidad pacífica y que sienta las bases de la colaboración que permite el progreso y bienestar de esa comunidad. Es por tanto claro que errar en materia grave no es “humano”, sino un delito. Si no somos capaces después de años de civilización de dominar nuestro “instinto animal” quiere decir que no hemos alcanzado en pleno siglo XXI los grandes logros de la civilización de respeto a la vida, a la convivencia y al respeto muto. La excusa de “Uno es Humano” queriendo indicar que eso permite pasar la raya de la convivencia no es valido. En todos los ciudadanos prima el “lado humano” y quienes no lo entienden son delincuentes que atentan contra la moral colectiva, salvo aquellos que como resultado de su inteligencia y su raciocinio quieren modificar esas reglas de convivencia y transgreden las reglas de “Contrato Social” establecido con el anhelo de establecer normas de convivencia mas justas.

Carlos Ronderos

La República martes, 11 de agosto de 2020

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *